Riego de precisión: herramientas para conseguir ahorro y sostenibilidad

El riego de precisión es una rama de la agricultura de precisión. Permite la aplicación de agua y nutrientes a la planta en el momento y lugar exacto para proveer al cultivo de condiciones de crecimiento y maduración óptimas.

El uso eficiente de agua dulce y su gestión es crítica para nuestras vidas. Tanto a nivel personal, como a nivel de producción de alimentos. Por pocos es sabido que, según el Banco Mundial, el 70% de agua dulce extraída a nivel mundial tiene fines y usos agrícolas. Además, agua y producción agrícola tienen un lazo que los une muy estrechamente, y más si conocemos el dato de que «la agricultura de regadío representa el 20% del total de la superficie cultivada y aporta el 40% de la producción total de alimentos en todo el mundo.» (Banco Mundial, 2017).

«La agricultura de regadío representa el 20% del total de la superficie cultivada y aporta el 40% de la producción total de alimentos en todo el mundo.»

Banco Mundial

Todo ello, en conjunto con las últimas sequías y déficits de agua que sufriremos a partir de esta década, evoca a hacer uso de los recursos hídricos de una forma más consciente y sostenible. Por ello, distintas tecnologías están efrentando el problema proactivamente. Y debido a la evolución de éstas, hoy en día existen diferentes mecanismos para llevar a cabo un riego de precisión efectivo.

¿Qué es el riego de precisión?

El riego de precisión es una técnica con la cual se busca maximizar la eficiencia del agua y fertilizante aplicado al cultivo, teniendo en cuenta su etapa fisiológica y las necesidades que la planta tiene en cada momento, considerando así también el tipo de suelo sobre el que se trabaja y la climatología, tanto pasada como futura, entre otros.
Para ello, el riego de precisión capta datos de distintas fuentes como sensores y teledetección para calcular y realizar una óptima programación de las necesidades de riego.

Generalmente, podemos diferenciar dos métodos de programación de riego: basada en el estado hídrico del cultivo o basado en el contenido de humedad del suelo.

Riego según estado hídrico del cultivo

La programación del riego en base al estado hídrico del cultivo, como su nombre indica, consiste en identificar el momento en que la planta comienza a sufrir estrés hídrico, siendo necesario la aplicación del riego en ese mismo instante. Para ello utilizamos sensores en la planta, como por ejemplo sensores de diámetro del tallo, los de flujo de savia y los de temperatura de hoja.

Los sensores de diámetro de tallo analizan y miden parámetros muy sensibles a la falta de agua como la contracción durante la transpiración, y el crecimiento del tallo. Su uso ideal se da en cultivos de tronco o leñosos, en los cuales puede detectar diferencias que no pueden ser identificadas a simple vista.

Los sensores de flujo de savia principalmente son utilizados en labores de investigación debido a su alta complejidad y elevado coste, y permiten calcular de forma directa la transpiración del cultivo, además de otras variables como las tasas de flujo inverso y flujo cero. Puede ser utilizado tanto en pequeños tallos y raíces como en árboles.

Los sensores de temperatura de hoja son dispositivos que detectan la diferencia de temperatura entre el cultivo y el ambiente. Estos sensores se basan en al aumento de la temperatura de la hoja debido a la reducción de transpiración causa del cierre estomático para evitar la pérdida de agua en tiempos de estrés hídrico. Identifica la temperatura directa (un parámetro muy variable dependiente de otras constantes ambientales), por lo cual se utilizan índices de vegetación (como el CWSI) combinados con estos sensores para una mayor precisión y veracidad de los datos.

Riego según humedad en suelo

La programación del riego en base al contenido de humedad del suelo está fundamentado en mantener la humedad del suelo entre dos límites: un limite inferior, que indica el valor más seco permisible en el suelo señalando el momento inicial del riego, y un limite superior que indica la máxima humedad que el suelo permite retener. Para ello se utilizan dos tipos de sensores según el estado hídrico del suelo que muestran:

Sensores próximos de humedad en suelo. Es un sensor físico que se planta en el mismo suelo, a varios centímetros de profundidad. Existen sensores capaces de medir la humedad del suelo a distintos niveles, posibilitando así ver la capacidad de penetración y efectividad de nuestro riego, dependiendo del tipo de suelo que nos encontremos.

Teledetección e imágenes de satélite. Gracias a las últimas innovaciones en el campo espacial y de satélites, actualmente podemos obtener, cada 5 días y con una resolución igual o menos de 10×10 metros de píxel, el nivel de humedad superficial en la zona analizada, capturando el dato a través delíndice NDWI, el cual explicamos en nuestra anterior entrada del Blog de Graniot.
Con ello, podemos tomar una muestra rápida y representativa para calcular las necesidades hídricas aproximadas de cada una de nuestras parcelas y zonas de riego, así como detectar defectos y anomalías que surgen a causa de roturas u obstrucciones del sistema de riego.

Comienza hoy de manera gratuita a aplicar agricultura de precisión

En Graniot, estamos volcados a utilizar todo tipo de herramientas digitales para conseguir que nuestra agricultura sea más sostenible y respetuoso con nuestro medioambiente y sus recursos utilizados. Es por eso, que día tras día, mejoramos nuestra plataforma de agricultura de precisión, a través de la cual ponemos a disposición de investigadores, agricultores, técnicos agrícolas y empresas información de calidad superior relativa a imágenes de satélite y climatología.

Otorgamos acceso inmediato, y en menos de 15 segundos, a prácticamente cualquier zona y polígono del planeta con sus respectivos índices vegetativos (NDVI, NDWI, LCI, NDRE, etc.) con datos desde 2017 y satélites con diversas resoluciones (10×10 metros píxel, 3×3 y 50×50 centímetros), además de poder consultar los datos históricos de las estaciones públicas agroclimáticas de la zona seleccionada, niveles de riesgo de plagas y enfermedades, crear planes de fertilización variable, y próximamente planificaciones de riego.

Hoy, y siempre, estamos orgullosos de poder servir a nuestra comunidad creciente de personas que se suman al cambio en la agricultura tradicional, y pasan a la agricultura de precisión. ¡Entra a nuestra versión gratuita por 30 días y descubre todo el potencial que Graniot posee!

Comienza a recoger datos reales gracias a la agricultura de precisión

Por una agricultura más sostenible y consciente por el medio ambiente. 👨‍🌾🌱